Thesima art museum

Posted: 26 abril 2011 | Publicado por Montse Garcés | Tags:


Sé que ha llovido mucho desde entonces, y que la arquitectura corre a pasos agigantados, y que más de uno ya habrá visto este edificio en su debido momento, pero no me he podido resistir por varios motivos; después de ver el vídeo de su construcción , que las cáscaras de hormigón no dejaran de sorprender (y hago mención a una antigua entrada de un edificio que no hay que dejar de ver en Madrid) y por la forma tan “sencilla” y lógica de construirlo, y esto es una vez más una lección, para darnos cuenta de que a veces todo parece mucho más complejo de lo que creemos.


Este proyecto se presenta bajo los arquitectos Ryue Nishizawa pasado premio Pritzker con su socia Kazuyo Sejima, un interesante museo, que nace de la propuesta de maclar el arte, arquitectura y paisajismo, donde la intervención es mínima e intentan dar cierta continuidad de dialogo entre lo construido y lo existente. La intención del mismo es introducir la naturaleza como sensación única, interactuando de una manera directa, donde lo único que se expone es la propia cáscara en la que se recoge el agua, el aire y el sonido de la naturaleza que te envuelve, en una pequeña isla llamada Teshima del sur de Japón en el mar de Seto, lugar donde se ubica el proyecto.

Está constituido únicamente por una membrana de hormigón blanco de 25 centímetros de espesor cubriendo casi 2.000 metros cuadrados sin apoyos ni soportes intermedios, obteniendo un resultado en su interior muy amplio (60x40, con una altura de 4 metros), donde la horizontalidad y la percepción del mismo aumenta gracia alas forma curva del perímetro.


La estructura nos recuerda a la forma de una gota de agua, tanto en planta como en alzado, un elemento de formas redondeadas, que se define con la ya descrita anterior forma constructiva, obteniendo una bóveda de hormigón armado, perforada por dos huecos que simulan el aire que existen dentro de algunas gotas, conecta así el interior con el exterior, y la tierra con el cielo, usando una atmósfera de conexión que es la naturaleza.


Descrita ya todas las partes del elemento en sí, nos faltaría comentar una de las piezas fundamentales, y es el paisajismo, no solo basta con hacer una pieza para el lugar, y que esta sin integre en el mismo, sino que como buena tradición Japonesa manda, existe un elemento de recorrido previo antes de llegar al museo que no podía faltar, y es que al dejar la carretera que viene del puerto de Karto empieza a vislumbrase un sendero serpenteante de hormigón blanco. Según nos vamos acercando la gota parece cambiar de forma como si tal gota de agua deslizase por una superficie. Este sendero, nos deja descubrir en él y cubiertos bajo una pequeña ladera en una segunda burbuja de menos tamaño, los servicios auxiliares a este elemento tan sensorial, como los son las taquillas, servicios, café y tienda.

Lo mejor de todo, es que según seguimos avanzando por este sendero donde nos acompaña siempre esa masa arbórea, la gota sigue cambiando de forma, y que cuando menos lo esperamos nos adentramos dentro de ella, sin dejar de sentir que la naturaleza nos invade, ya que las perfecciones exteriores siguen existiendo, gracias a esas dos aperturas descritas antes, la brisa recorre desde fuera hacia dentro tocando unas cintas que cuelgan de las aperturas acompañando en vuelo el sonido hasta llegar a nosotros, creando una corriente de aire bastante agradable.


Una vez dentro de la gota, nos encontramos con algunos elementos adicionales como charcos en el suelo, gotas que corren al ritmo del viento…esto señores es la obra expuesta en un escenario de intervención humana, donde la naturaleza es el arte que se haya dentro de una “gota”, formada por esa topografía de hormigón que se integra en el paisaje humanizado de las rehabilitadas terrazas de arroz del sur y la más silvestre arboleda, donde la armonía es más que una palabra, es una realidad que no albergará más elementos de los que a la propia naturaleza se le antoje introducir…capricho, casualidad, lógica, ritmo?...no importa la secuencia, pero si la materia agua, aire, la luz y sonido.

Procedimiento constructivo: