Moneo en Pamplona

Posted: 15 marzo 2011 | Publicado por Gonzalo Martín | Tags:

Haciendo el Camino de Santiago por la ruta francesa, tuve ocasión de visitar hace unos años un  interesante edificio no muy conocido del arquitecto navarro Rafael Moneo, el Archivo General de Navarra en Pamplona, que se encontraba a escasos metros del albergue de peregrinos. En sus inicios, fue Palacio de los Reyes de Navarra cerca del siglo XII, pasando a ser la residencia de los Virreyes en el siglo XVI. Posteriormente, fue Capitanía General y Gobierno Militar hasta 1972, cuando fue abandonado. En 2003 comenzó su rehabilitación, conservando arquitecturas de épocas gótica, renacentista, neoclásica y barroca.



El deterioro provocado por el abandono provocó que sólo se mantuvieran en pie las crujías norte y poniente. Desmantelado el Palacio, perdida la condición de edificio cerrado, la estrategia que se propuso fue la de plantear una intervención que permitiera al conjunto de las construcciones existentes y a las de nueva planta una cierta condición unitaria.



El proyecto consta de dos partes bien diferenciadas. Por un lado, la recuperación de la parte que se ha conservado del antiguo edificio medieval, donde se ha instalado un área de consulta y atención al público, y por otro lado, la construcción de un edificio de nueva planta de mayor amplitud en el que está ubicado el depósito documental. Esta sección del edificio, con vocación de Torre del Homenaje, está  diseñada en base a  un patio cuadrado y 3 módulos de 20x8m que albergan un sistema de almacenaje en base a estanterías móviles compactas, construida con hormigón armado y recubierta con un aplacado de piedra. También se acristaló el claustro por razones ligadas al uso a través de un muro cortina sustentado por una estructura de acero inoxidable


Al entrar en el edificio, llama igualmente la atención una maqueta histórica de 65m2 realizada a escala 1:200 que reproduce la ciudad amurallada de principios del siglo XX. El conjunto de las murallas fue construido entre los siglos XVI y XVII sobre la antigua muralla medieval del Reino de Navarra. Felipe II ordenó su reestructuración y construcción acorde con los sistemas defensivos de la época en Europa, reformándose estos sistemas durante el siglo XVIII. Fue hacia 1920 cuando se procedió a abrir y ensanchar la ciudad, derribando la parte sur de sus murallas, conservándose el resto en la actualidad.