El hormigón. Pasos agigantados

Posted: 07 abril 2010 | Publicado por Montse Garcés | Tags: ,


Autor de la imagen: Fernando carrasco

No es una noticia innovadora, decir que el paso de los años repercute en la evolución en la manera tanto de tratar como de concebir los materiales. No obstante, me gustaría entrar con más detalle sobre ese conjunto formado por cemento, áridos y agua, que a simple viste puede producir sensación de frío, masivo, pesado, tosco…el hormigón.

Actualmente, están apareciendo nuevos hormigones y cerramientos hechos con el mismo, donde no se ha parado de demostrar las capacidades tecnológicas que puede llegar a alcanzar. Hoy por hoy, existe hormigones con fibras, de alta resistencia, autocompactantes, autonivelantes, germicidas, ligeros, autolimpiable… y esto solo es el principio de lo que puede llegar a ser una larga lista de características y cualidades del material. El hormigón que comenzó solo siendo un material usado y pensado con fin estructural, se concibe como algo más, donde el aspecto final, ya no es solo un simple acabado de tono grisáceo, sino que su apariencia es mucho más versátil, con distintas texturas y colores, donde la luz incidente en él juega una gran partida, enfatizando aún más su contundente presencia, sobretodo en el uso de cerramientos, tanto interiores como exteriores.



Las cualidades son increíbles, por los resultados que pueda obtenerse de ellas:

- Hormigón flexible, dicho producto incorpora fibras poliméricas orientadas, como si se tratara de un tejido, multiplicado casi por 50 la resistencia convencional del hormigón más tradicional, así mismo tras otro estudio universitario, se llegó a conseguir un asombroso resultado de un hormigón que era capaz de cicatrizar sus propias heridas, donde gracias a las acción del agua y del CO2 presente en la atmósfera, se autorepara en cuanto aparece alguna grieta. Un claro ejemplo de esta cualidad, donde el hormigón permite en parte algo de deformabilidad, es en el puente de Mihara (Hokkaido, Japón).

- La textura final del hormigón ha obtenido diversas transformaciones, a base de “maltratar”, (diciéndolo en el bueno sentido de la palabra) gracias a los resultados obtenidos con el material, en algunos casos, algo más que un simple resultado “caprichoso y feliz”. El encofrado, siendo el negativo del acabado final del hormigón, el que hace que se generen las huellas finales, se nos muestra, como si fuera un disparó de las casi ya desaparecidas cámaras analógicas, donde bajo el remate final se esconde una inquietante espera del revelado del mismo. De aquí, es de donde proviene la importancia de sus avances, como las soluciones modulares que han abierto paso a las desechables, textiles, y a las membranas plásticas o encofrados hinchables. La evolución escultural ha llegado al extremo de responder a un programa informático de diseño, como el Museo Mercedes Benz, de UNStudio, o de cálculo, como el proyecto de Kakamigahara, de Toyo Ito, con su idea de morfogénesis artesanal.


Kakamigahara. Arquitecto: Toyo Ito. Fuente: bdonline.co.uk

- Por otro lado, el hormigón autocompactante, con un aumento del contenido de áridos finos y la aportación de superfluidificantes, es capaz de rellenar cualquier encofrado por su propio peso sin esfuerzo alguno. Esta técnica, es socorrida, de una manera muy frecuente, sobretodo para hormigones vistos en geometrías complejas que necesiten encofrados de imposible vibrado, por su perfecta adaptación a los perfiles y a las esquinas. El resultado es excepcional, teniendo una superficie lisa y tersa, con espesores de hormigón mínimos y los elementos requeridos por el diseñador con bordes muy precisos en ángulos incluso agudos y complicados.

- Los resultados etéreos y con cierta transparencia, son acabados que cada vez se usan más para obtener resultados increíbles hasta hace unos años de un material tan pétreo, y es que son muchas las empresas que comercializan el hormigón translúcido, como Losonczi, que utilizó la fibra óptica, y Luccon. Ahora se conoce el hormigón transparente, que no necesita el añadidos de fibra óptica, sino que es una pasta transparente desde su único gracias a un aditivo; el ilum, que se añade a la mezcla, permitiendo el paso de la luz hasta los dos metros de espesor de los muros.


Kuma (Luccon)

- El hormigón ligero o celular, es un hormigón que procede de una selección de áridos ligeros y es conocido en la construcción. El ingeniero Mike Schlaich ha desarrollado para la edificación de su casa un “hormigón infraligero” que tiene una densidad bastante inferior a la usual de unos 800 kilogramos en el metro cúbico, y que, de hecho, flota en el agua. Se compone de gravas arenas de arcillas expandidas, aireantes, con una relación agua-cementos alta y aditivos superfluidificantes de última generación.

- Otro de los peculiares resultados, se ha obtenido, aprendiendo de un coral natural, de donde se ha generado un nuevo cemento. Concretamente una empresa estadounidense, Calera, va más allá, donde mediante combinaciones químicas, elaboran prácticamente una especie de tiza, obteniendo un cemento casi con un blanco impoluto, pudiendo llegar a sustituir al Pórtland en los hormigones.

- Como colofón final, me gustaría mencionar la plasticidad del hormigón, donde ha llegado hasta tal punto (bajo un control de consistencia), que permite realizar vertido sin encofrados de ningún tipo ni armados supletorios. La vieja alusión de un material que permita resolver la totalidad de la obra sin modelar está más cerca de lo que creíamos creer. Contour Crafting es un robot que permite levantar una casa de dos niveles en hormigón, en unas 24 horas y sin intervención de operario, se coloca en un marco de cero en forma de cubo alrededor de la casa y se mueve en tres dimensiones construyendo el edificio comenzando por abajo y soltando hormigón, como si fuera una impresora. Tiene como materiales el cemento y el yeso, y el sistema se basa en la extrusión, formando una superficie lisa.

Después de comprobar las múltiples soluciones que puede tener un material tan rígido y duro, (a priori), me alegra pensar que la evolución de los materiales aún no es un acto perdido, sino que queda más mundo por andar del que llevamos, pudiendo tener muchos más resultados tanto para espacios exteriores como interiores, al fin y al cabo, el resultado es obtener un atmósfera perfecta acorde a cada lugar.