El derribo de la Facultad de Biblioteconomía de la U. de Badajoz

Posted: 15 diciembre 2009 | Publicado por c. leticia huerta | Tags:




El pasado 23 de octubre, el Tribunal Supremo emitió la sentencia por la que se ordena la demolición de una parte de la Facultad de Biblioteconomía de Badajoz, obra de los arquitectos Gonzalo Moure y Enrique Colomés,-ganadores del concurso público que se convocó en 1997 y del que formó parte del jurado Juan Navarro Baldeweg, entre otros- que terminó de construirse en 2001 y que "viajó" a la Bienal de Venecia en 2004 de la mano de Gerardo Ayala. ¿Pero qué ha pasado para que esto ocurra?.

Nos remontamos al año 1996, entonces, se decide que la nueva Facultad de Boblioteconomía de la ciudad pacense se construirá en el antiguo edificio del Hospital Militar, situado en la Alcazaba."Ante el anuncio del Presidente de la Junta de Extremadura, el Alcalde de Badajoz y el Rector de la Universidad de Extremadura sobre la actuación en el Barrio Antiguo de Badajoz que incluiría el traslado de la Facultad de Biblioteconomía y Documentación al edificio del Antiguo Hospital Militar, junto con la Biblioteca de Extremadura y la instalación en el mismo entorno de los Archivos Municipal e Histórico Provincial de Badajoz, además de otra serie de actuaciones que cumplirían la doble función de adaptar ese espacio urbano a las necesidades de la universidad y de los centros culturales allí instalados, y de ese modo, regenerar la actual situación de abandono que sufre la Alcazaba y el casco antiguo de Badajoz" –según consta en acta-. El inmueble del Antiguo Hospital Militar, en mal estado y refugio de yonquis -según dicen los ciudadanos-, se compra y se cede a la Junta.

3 de Junio de 1998: sesión de la Comisión Provincial de Bienes Inmuebles del Patrimonio Histórico en la que se aprueba un informe favorable al proyecto de Gonzalo Moure y Enrique Colomés, ganador del concurso público convocado por la Junta en 1997. Dicha sesión contó con los votos a favor de los dos representantes de la Asociación de Amigos de Badajoz. El proyecto incluía la demolición de algunas partes del inmueble y el levantamiento de nuevas estructuras arquitectónicas, y fue aprobado, contando con los votos de Amigos de Badajoz, recordemos.



[I]_ 24 de Agosto de 1998: resolución de la Alcaldía del Ayuntamiento de Badajoz por la que se concede la licencia de obras a "Necso, Entrecanales y Cubiertas S.A."

Mayo de 1999: comienzan las obras.

17 de Junio de 2000: "Amigos de Badajoz" pide que se paralicen las obras porque, a su parecer, son una "total falta de respeto y cariño por el monumento" y un "alarde inaceptable de protagonismo arquitectónico". Proponen una modificación del mismo, con cubierta de tejas y distintos materiales más "adecuados" –según ellos- al entorno urbano de la Alcazaba.
La Consejería de Cultura de la Junta recrimina a "Amigos de Badajoz" que el proyecto tuvo el visto bueno en la Comisión de Patrimonio contando con sus votos a favor. Ellos se defienden diciendo que se sentían engañados, que entre tanto plano y maqueta aislada no "cayeron en la cuenta" de cómo afectaría visualmente la nueva Facultad al conjunto de la Alcazaba. Es decir, reconocen que no saben leer planos de arquitectura ni interpretar maquetas, reconocen, pues, que no están capacitados para formar parte de una Comisión de Bienes Inmuebles -es decir de edificios, que necesitan de planos y maquetas para su definición, comprensión y construcción-, pero en vez de  asumir su incapacidad y retirarse, en vez de "dimitir" y dejar su sitio a gentes o entidades más competentes en lo que al tema del patrimonio arquitectónico respecta, sacan adelante una denuncia de índole puramente arquitectónica y demandan a la empresa constructora y a la Junta de Extremadura.

[II]_ 26 de Septiembre de 2000: el Ayto. de Badajoz desestima el recurso de reposición sostenido por Amigos de Badajoz y confirma la anterior resolución de concesión de licencia de obras. El 10 de noviembre de 2000, Amigos de Badajoz interpone un recurso contencioso administrativo contra esta resolución del Ayuntamiento de Badajoz, que se había negado a paralizar la obra cuando así lo solicitó la Asociación.


Primera mitad de 2001: concluye la obra. En octubre de ese año los alumnos empiezan a estudiar en la nueva Facultad, la Alcazaba se empieza a llenar de gente joven y comienza a revitalizarse la zona.

[III]_ 24 de febrero de 2003: sentencia favorable para el recurso presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura por Amigos de Badajoz el 10 de noviembre de 2000. Se condena al Ayuntamiento de Badajoz a “restaurar los Bienes del Patrimonio Histórico a la situación existente con anterioridad a las obras autorizadas con la licencia expugnada”.
No se reprocha la actuación constructiva desde el punto de vista del Patrimonio Histórico, pero sí desde la Ordenación Urbanística. El proyecto, según la sentencia, obvia las medidas de protección establecidas en el Plan General de Ordenación Urbana. Todo el recinto de la Alcazaba tiene un grado de protección 1: integral, sólo se permite la restauración, conservación, consolidación y reconstrucción de lo existente y la demolición de elementos no integrados en el conjunto. Por lo que el Tribunal llega a la conclusión de que toda edificación de nueva planta es contraria al Planeamiento. Como defensa, el Ayto. alega que el mismo PGOU, después de describir los distintos grados de protección, contempla una excepcionalidad por la que se podrían autorizar obras distintas a las permitidas por los distintos grados de protección. Amigos de Badajoz sostiene que esa disposición sólo hace referencia al grado 4, último en ser descrito en el Plan, pero tomando como base lo expuesto el artículo 3 del Código Civil, queda claro que la excepcionalidad es aplicable a todos los grados de protección. Aun así, el Tribunal sostiene que eso es simplemente “una interpretación”  que no puede servir para legitimar las obras, que se pretende edificar en terreno protegido en aras de la especial situación que concede el propio PGOU y que “la posibilidad de edificar sería abiertamente contradictoria con la misma exigencia particular llevando la excepción a la inoperancia de la regla general”… ¡pero si la excepción la establece el propio Plan! Así pues, por culpa de que la (mala) redacción del PGOU da lugar a equívocos y a interpretaciones se debe demoler un edificio, cuyo proyecto cumplió, en su momento, con todos los requisitos necesarios para poder ser construído.

[IV]_ 26 de octubre de 2006: sentencia que desestima el recurso de casación presentado por el Ayto. de Badajoz contra la sentencia anterior del TSJEx

[IV]_ 10 de abril de 2008: sentencia del TSJEx del auto de recurso de súplica que interpuso el Ayto. de Badajoz contra la sentencia emitida el 24 de febrero de 2004 [III] alegando que, en el nuevo Planeamiento –aprobado en 2007-, sería admisible la construcción EXACTA de lo que la sentencia pide que se derribe: se declara la “inejecución de la sentencia” . ¡Parece que el Cubo se salva, por fin, que podrá seguir cumpliendo con su vocación de servicio a los estudiantes y a la ciudad!. Amigos de Badajoz recurre ante el Tribunal Supremo.

[V]_ 23 de octubre de 2009: el Tribunal Supremo emite una sentencia. Establece que los cambios del Planeamiento se han producido para eludir el cumplimiento de la sentencia de 2003 y que la Admon. no ha justificado que el cambio sea para mejorar la Ordenación Urbanística. Alegan que Amigos de Badajoz no actúa por interés propio, sino por el interés general  (¿interés general? ¿interés de los vecinos? ¿interés de los habitantes del centro que pueden contar gracias a él con un entorno urbano mejor?...). Sostienen que el sustento básico de un Estado de Derecho es el interés general, entre el que no se encuentra burlar lo acordado en sentencia judicial firme. Así pues, la Asociación Amigos de Badajoz obtiene una sentencia favorable y definitiva. Todo ello después de haber votado no una, sino dos veces a favor del proyecto y de, incluso, haber realizado actos propios de la Asociacion en el salón de actos del Cubo-como denuncian los exdecanos y el exvicedecano de la Facultad-(¡MUY RECOMENDABLE LEER ESTE ARTÍCULO!)... parece que la coherencia no va con ellos  y sorprende lo irónico, casi sarcástico me atrevería a decir, del nombre adoptado por la asociación.

El Cubo cuenta con el apoyo del Alcalde de la ciudad, de los miembros de la Universidad, de los alumnos, de gran parte de los ciudadanos y arquitectos. Y es que nadie entiende, como dice Colomés, que si los fallos sólo entran en consideraciones legales, las soluciones planteadas sean de cariz arquitectónico y  no legal. El derribo de la Facultad costaría ocho millones de euros y actualmente se podría volver a constriur de nuevo tal cual está ahora. A algunos les da por pensar cuánto bien se podría seguir haciendo en la Alcazaba y el centro de la ciudad con ese dinero, ¡pobres soñadores!. Gana Amigos de Badajoz, pierde el resto de la ciudad.