Fernando Manso: Sin trampa ni cartón

Posted: 28 noviembre 2009 | Publicado por José Puerta | Tags: ,

Ayer por fin tuve el privilegio y la oportunidad de poder visitar la exposición de Fotografía de Fernando Manso en la Real Casa de Correos (Puerta del Sol, 7) gracias a la recomendación expresa del colectivo proyectosinergias [ver entrada].

Nada más entrar por la puerta y pasar por el scanner mi querida cámara, me encontré de frente con un hombre alto, rondaba los 2,oo m, camisa, gafas de sol al cuello, y un aparato negro y antiguo colgando de sus grandes y fuertes manos...



Me acerqué para comenzar a ver la exposición y al pasar por su lado escuché como ese hombre estaba empezando a explicar cada una de las fotos que componían la serie... al explicarlas en primera persona no hicieron falta presentaciones, se trataba de Fernando Manso, fotógrafo madrileño, autor de todas las obras expuestas... y ese aparato negro, resultó ser la cámara tradicional de placas de 10×12 con la que realizó el trabajo de 110 fotografías que componen "Madrid, región inédita" (de las que 40 conforman la exposición).

Una a una nos explicó los detalles de sus capturas, desde los días que tardó en hacer cada una de ellas, hasta cómo había conseguido cada efecto, los "peligros" que entrañaron en ocasiones realizar esas tomas, algunos truco de medición de luz o de tiempos de exposición... nada de retoques substanciales...

Las anécdotas me resultaron apasionantes, y es curioso pensar y ser consciente cómo detrás de cada foto hay una historia. Por ejemplo, para realizar la foto del estanque del retiro, Fernando se tuvo que levantar durante 18 días para esperar a que los primeros destellos del amanecer iluminaran de forma oportuna la niebla... los primeros 17 días se volvió a la cama sin resultado. Para la foto de la plaza de Cibeles introdujo el trípode en el agua, para conseguir un encuadre más que inédito. Y en la cubierta del CBA, desafió a la gravedad realizando la captura panorámica desde una escalera de mano.



Además del cielo nublado como constante, la obra esconde tras ella un trabajo pensado, meticuloso, en ocasiones muy laborioso, sin dejar ningún detalle al azar o a la suerte. De este carácter precisamente se obtienen unas fotos con grandes historias detrás, y con un resultado final rico, apasionante y místico.

Ha sido todo un placer y privilegio escuchar de la voz de este gran fotógrafo sus fotos en palabras.

14 meses de trabajo que nos permiten disfrutar hasta el lunes de estas magníficas y singulares visiones de esta nuestra querida comunidad. ¡Aún estáis a tiempo!