Passage monument

Posted: 12 mayo 2009 | Publicado por Montse Garcés | Tags:



Decirles que es un diseño de un escultor israelí, Daniel Karavan, que se realizó en los años 90, dedicado a los exiliados de todas las guerras y para la conmemoración del cincuenta aniversario de la muerte de Walter Benjamín (filósofo, crítico literario marxista y filósofo judeo-alemán), fallecido en Septiembre de 1940 en Portbou un pueblecito pesquero(Gerona).

Por lo que he podido leer de experiencias, y amigos que me cuentan, la sensación es impresionante...





Desde fuera simplemente aprecias un tubo de acero corten, que se ha ido deteriorando cada vez más con el paso de los años, donde el salitre hace que la escultura se haga al lugar...un tubo que te incita a ir y adentrarte, porque lo ves en medio de la nada, donde una vez allí...la inquietud te arropa, dándote aun más ganas de seguir, canalizándote con él y tus sensaciones personales, porque de repente te ves envuelto en un material rotundo y contundente; avanzas unos pasos...los peldaños te indican el descenso, siendo ese el camino si o si, donde la única escapatoria que queda es el color azul cielo tan puro sobre ti y al fondo una impactante vista del mar como salida única...pero ALTO!!!

...qué pasa?

...qué sucede?

...qué es eso del final?

Al fondo del tubo hay un cristal que no te deja avanzar más de lo que ves, como si fuera un callejón sin salida, una vez más...el escultor, intenta ponernos "la miel en los labios", mostrándonos todo, pero dejándonos con ganas de más...eso sí que es extraordinario, jugar con la percepción de cada uno.




Lugares que al final consiguen sacar lo mejor de nosotros.