Pateando Londres

Posted: 10 noviembre 2008 | Publicado por José Puerta | Tags: ,

Hace ya una semana de mi breve estancia en Londres, apenas día y medio que dio para mucho... la buena planificación dio sus frutos [ver mapa de ruta]... aunque inevitablemente muchas cosas se quedaron por ver, algo había que dejar para la próxima visita ¿no?

Lunes 3 de Noviembre de 2oo8

Tras llegar a Stansted vía Ryanair, pobrecitas mis rodillas... aparcamos el coche simétrico en el hotel y nos trasladamos en metro al Buckingham Palace, llegamos justo a las 11:30 para ver el cambio de guardia, no lo recomiendo... a no ser que te guste la banda sonora de James Bond... la verdad que fue lo que menos mereció la pena del viaje... mucha parafernalia pero nada del otro mundo... Desde ahí rápidamente cruzamos Green's Park para llegar a Picadilly Circus (de camino me encontré por casualidad con Burlington Arcade... en Picadilly Street en la acera izquierda, una grata sorpresa)... y comenzamos a subir Regent's Street, disfrutando cada una de las partes de la reforma del West End, recorriendo The Quadrant, callejeando brevemente por Carnaby Street, visitando All Souls y el busto de nuestro queridísimo Nash... acabando en Regent's Park, donde, después de tomar un tentempié rodeado de simpáticas ardillas, vimos de pasada alguna de las Terraces que rodean el parque (Chester Terrace en concreto, obra también de John Nash)... Desde allí nos dirigimos a la zona del British Museum con la intención de ver unas cuantas recomendaciones de David Rivera (profesor de Historia de 5º en la UAX) antes de entrar al museo, pero las prisas solo nos permitieron cruzar Russel Square y observar la fachada del impresionante hotel victoriano, el Russel, para darnos la vuelta corriendo y adentrarnos en el British, impresionante museo, por aquí no recuerdo ninguno que se le asemeje... el espacio que genera Foster con su reforma interior es alucinante, creando una plaza interior cubierta a modo de distribuidor para las numerosas salas perimetrales que alojan multitud de piezas arqueológicas desde Egipto hasta Grecia... Se acercaba peligrosamente la hora del ocaso (16:29 exactamente)... y empezamos a bajar hacia la zona del parlamento... en el camino recorrimos parte del Soho hasta llegar al Covent Garden y alrededores... pasamos después por Leicester Square (la plaza de los estrenos cinematográficos) y a continuación por Trafalgar Square... y un poco más abajo cuando las piernas necesitaban un respiro, cogimos un bus de los típicos y nos acercamos a ver de cerca el popular y erróneamente conocido como Big Ben... eran las 4 y Westminster Abbey acababa de cerrar sus puertas... demasiado tarde... Desde allí cogimos el metro y nos dirigimos al Oeste, vimos el Natural History Museum, otro museo que quita el habla... y más aun de noche, y a la salida cogimos otro autobús para ver Harrods, simple curiosidad... y desde allí underground de nuevo, cruzamos la ciudad para ver iluminado el Tower Bridge... para volver al hotel (bastante a las afueras) hicimos transbordo en St.Pancras y aprovechamos para ver la estación por dentro... Todo eso conseguimos ver el primer día... unos 18 km a pie... y bastantes viajes en metro y en bus (muy recomendable la travelcard... merece la pena, el metro funciona muy bien y sale muy rentable)

Martes 4 de Noviembre de 2oo8

El segundo día se concentró mucho más... sólo teníamos hasta las 2 (hora en la que reservé el vuelo en el London Eye... si lo reservas por Internet te ahorras un 10% y te evitas la espera)... empezamos por St.Paul, cruzamos el Millenium Bridge hasta el Tate Modern, allí disfrutamos de su impresionante espacio interior, de su arquitectura industrial... pasamos por The Monument, pero estaba en obras... y desde allí nos acercamos al Banco de Inglaterra... allí cogimos el metro para ver de nuevo el Tower Bridge, lo cruzamos y nos dimos un agradable paseo por Shad Thames... un barrio muy atractivo... zona de muelles y edificios de almacenes convertido en un barrio residencial... paseamos por la orilla del Tamesis, descubriendo alguna que otra sorpresa y de ahí a Waterloo a montar en la noria de Foster como última atracción del viaje... unas vistas impresionantes que no fueron respetadas del todo por el tiempo, aunque dentro de lo malo no nos llovió...


Esa tarde partimos hacia Liverpool con el volante a la derecha, otra historia que contaré en otra ocasión... [...]

Una experiencia fantástica... repetiremos sin duda porque se quedaron muchos tesoros por descubrir... hasta entonces si preparáis una visita relámpago a Londres, no dudéis en consultarme...

Saludos cordiales