Qué Ver en España [II]

Posted: 29 septiembre 2008 | Publicado por Verónica Senovilla Benítez | Tags:

Respondiendo a la petición de Francisco J. Pereira, yo barro para casa... si me lo permitis :)

El país vasco y sus alrededores tiene una variada oferta arquitectónica... se puede hacer un tour vitivinicola por la Rioja, tierra de vinos y bodegas, y disfrutar de maravillas tradicionales y de arquitectura contemporánea... La bodega Regalía en Ollauri que recibió en 2007 el premio Technal a la mejor obra institucional, el hotel Marqués de Riscal en Elciego del siempre polémico Ghery o la bodega Juan Alcorta premiada en 2003... además de disfrutar de un buen tinto de rioja, por supuesto.

Ya dentro del País Vasco, merecen una visita todas las capitales de provincia...

Vitoria, por ser la más abandonada por el turismo, quizás conserve mejor su encanto. Los pintxos y el txakoli bien merecen un alto en el camino hacía el casco viejo gazteiztarra.

Bilbao es la más conocida de las tres, por ser sede del museo Guggenheim y de los chistes de bilbainos... merecen una mención y una visita, el museo de bellas artes con su reciente ampliación, el palacio de congresos [Euskalduna] de Soriano y asociados, la recientemente inaugurada biblioteca de la diputación, el fantástico metro diseñado por sir Norman Foster, el casco viejo y sus ascensores para subir a los barrios periféricos de la ciudad, etc... la ciudad merece disfrutarse paseando. Sus alrededores tambiçen estan llenos de "monumentos", la centenaria universidad de Deusto, el puente colgante de Bizkaia que une las dos orillas de la ría del Nervión, el parque del desierto del genial Arroyo en Barakaldo, la futura estación de euskotren en Durango y un largo etcetera de pequeños rincones.

San Sebastián, y con ella termino; es la joya de la corona, ciudad de vacaciones por excelencia, conserva un aire de realeza que impregna a sus ciudadanos. La ciudad es fantática, pasear por el paseo de la Concha hasta el Peine del viento diseñado por Luis Peña Ganchegui en colaboración con Eduardo Chillida, es una sensación indescriptible. La catedral neogótica domina el horizonte, asi como el Kursaal "domina" el mar.

Me parecen unos IMPRESCINDIBLES, pero bueno, igual es porque es mi tierra... ¡pasen una buena estancia en nuestro país!