La crónica de mi noche en blanco...

Posted: 15 septiembre 2008 | Publicado por Verónica Senovilla Benítez | Tags: , , ,

... antes de que leáis esta entrada, he de confesar que lo de pasar la noche en blanco de evento cultural en evento cultural, me hacía mucha ilusión, así que esto va a ser de todo menos objetivo.

Dicho esto, os voy a contar mi experiencia como novata en esto de pasarse la noche en vela recorriendo la ciudad en busca de arte... empecemos por el principio.
El museo del traje nos ofrecía la posibilidad de acercarnos a la cultura japonesa con distintas actividades y exposiciones, el taller de origami fue sorprendentemente interesante, las Ane-Sama Ningyoo son una parte importante de la cultura tradicional japonesa y muy fáciles de hacer.
El trayecto desde allí hasta el paseo de la Castellana estaba plagado de actividades, la playa que Bill Fontana había montado en el templo de Debod; la Luna que presidía la noche y que Chema Madoz había conseguido desplegar sobre el edificio Madrid, cuya inauguración fue acompañada de fuegos artificiales; el rubí de esencias de la plaza de oriente...
Que la plaza mayor no fuera sede de ningún espectáculo me sorprendió, pero, para no perder las buenas costumbres, estaba llena hasta la bandera. La fundación Telefónica, sin embargo, sí que se vistió de gala para esta noche y como suele ocurrir en estas ocasiones, no acertó con el modelito; bien es cierto que la exposición fotográfica de Axel Hütte nos trasportó a tierras extrañas e indudablemente interesantes.
Cabe destacar la idea de Eugenio Ampudia, "evacuad Madrid", ya que pretendía hacer pasar a 15.000 personas por debajo de la Puerta de Alcalá... no se si lo conseguirían, pero intención no faltó.
Para mí, el gran desastre de la noche (de la nuestra, al menos) fue la frustrada actuación del funambulita que pretendía cruzar la distancia entre el Círculo de Bellas artes y el Instituto Cervantes, paseando sobre nuestras cabezas; además de las largas colas que se montaron para asistir a los espectáculos de danza, teatro, música y demás. Esta clase de eventos te condiciona la noche por lo que no estaría de más, que la noche en blanco se convirtiera, en futuras ediciones, en la semana en blanco; así todos podríamos disfrutar de todo.
El mayor éxito de la noche fue, sin duda, la obra de Giancarlo Neri en la explanada del rey, llegar hasta allí fue todo un triunfo, pero mereció la pena sólo por ver ese espectáculo de colores y sensaciones. Alucinó a todo el que se acercó a contemplarla, ¡Enhorabuena!

Seguro que pequé de ingenua e intente abarcar demasiado, probablemente me perdiera miles de actividades, exposiciones, charlas y de todo... pero MI noche en blanco fue genial... ¿y la vuestra?