MANIFESTACIÓN

Posted: 12 marzo 2008 | Publicado por Verónica Senovilla Benítez | Tags: , ,

Sentimos ponernos reivindicativos, pero esta entrada merece vuestra atención ya que nos concierne a todos, arquitectos y estudiantes. Nos saldremos un poco de lo habitual, pero solo porque es importante.

Se está organizando una manifestación a nivel nacional para protestar contra las injustas condiciones de trabajo de los arquitectos jóvenes que entran a trabajar como colaboradores en estudios de arquitectura. Al ser estudiantes, ahora mismo no nos afecta directamente, pero como el futuro llega el día menos indicado pues no deberíamos dejar pasar la oportunidad de ayudar a nuestros "colegas" de profesión.

En Madrid tendrá lugar el día 28 de marzo a las 18.00 en la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid [C/ Barquillo]

El "manifiesto" es el siguiente:

LA REALIDAD DE LOS JÓVENES ARQUITECTOS
Fecha: Sábado, 9 de febrero de 2008 16:45, Barcelona

Quería denunciar públicamente la precariedad laboral de los jóvenes arquitectos, Y hacer pública nuestra situación. La salida profesional mas inmediata una vez has terminado la carrera, o mientras estás terminando, es integrarte en la estructura de un despacho de arquitectos. En la mayoría de despachos (y es sorprendente que Treball no haga inspecciones ya que esta es una practica irregular), no se hace contrato de ningún tipo. O se paga en dinero negro, o bien se busca un tipo de relación como colaborador freelance autónomo. Este tipo de relación profesional puede parecer atractiva en un primer momento, pero es totalmente ruinosa para el joven arquitecto.
El joven arquitecto debe darse de alta de autónomos y pagarse su seguridad social a través del régimen general, o a través de la Hermandad de arquitectos. Esto obliga a pagar cada mes 180 euros durante los 3 primeros años, y 250 euros al mes a partir del tercero.
Se factura por horas y pocos despachos suelen pagar mas de 10-12 euros brutos la hora. Que al aplicar el 15% del IRPF se quedan en 8,5-10 euros/hora. Independientemente de la experiencia o antigüedad, es casi imposible incrementar esos honorarios, ya que siempre hay otros dispuestos a asumir esas cantidades. Al facturar por hora trabajada, los días festivos del calendario y los días de vacaciones no se cobran.
En el mes de vacaciones, los ingresos = 0 patatero. La supuesta flexibilidad laboral no es tal ya que la mayoría de despachos profesionales exigen una jornada presencial y una dedicación similar o mayor a la de cualquier convenio. 3 Semanas de vacaciones en el mes de agosto y algún puente, y gracias (por supuesto sin cobrar).
¿Pagas de vacaciones o navidad?, todavía se está riendo mi primer jefe. Si te pones enfermo, desde hace muy poco se cobra una pequeña ayuda a partir del 4º. No hay despido ni derecho a indemnización, ni muchísimo menos subsidio de desempleo. Y las cotizaciones a la jubilación son ridículas al pagar el tramo mas bajo. Si se buscan mejores condiciones para la jubilación, la aportación mensual a la hermandad debe de ser mucho mayor.
Por tanto, y resumiendo, es frecuente que muchos arquitectos de 35-40 años que no hemos tenido la ocasión de establecernos por nuestra cuenta estemos trabajando en situaciones similares a las de una empleada de hogar filipina, y con una precariedad total. Cobrando un sueldo bruto que no llega a los 20.000 euros, que descontando las aportaciones a los autónomos se quedan en 17.000 brutos, y que descontando el 15% de IRPF se quedan en 14.000 euros al año netos. Con un trato discriminatorio respecto a otros trabajadores que cotizan en el régimen general, y que con estos infrasalarios obtienen beneficios fiscales y deducciones vetadas a los trabajadores autónomos.
Hay que decir que esta relación laboral es ilegal. Cuando estás dado de alta como trabajador autónomo no se puede facturar el 100% de tu facturación mensual a una única sociedad.
Supongo que después de lo expuesto a nadie le quedarán dudas de que además de irregular, NO es RENTABLE. La rentabilidad para un autónomo comienza con facturaciones superiores a los 30.000 euros.
Si alguien todavía cree que merece la pena estudiar durante 4-5-6-8-10 años una carrera y renunciar a otras MUCHAS cosas, para estar con 35-40 años cobrando 14.450 euros al año, sin ninguna garantía o prestación, no está en su sano juicio. Es evidente que muchos en mi situación prefieren callar y no denunciar estas humillantes condiciones de trabajo por tratar de conservar al menos la imagen de prestigio de su profesión.
Hay muchas empresas que emplean trabajadores autónomos entre su personal, para ahorrase costes en la gestión de sus empleados. Esto puede ser una práctica ilegal si el autónomo sólo trabaja para esa empresa (algo muy frecuente entre el colectivo de jóvenes arquitectos).


La situación no va a mejorar a no ser que nosotros hagamos algo para que mejore, así que está claro que debemos reivindicar lo que creemos justo, ¿no os parece?
La iniciativa viene de Barcelona y ya ha pasado por Valladolid, Valencia y Salamanca, ¡hagamos que Madrid entre en la lista!