Contar el paisaje al otro lado

Posted: 09 febrero 2008 | Publicado por José Puerta | Tags:

Quiero compartir con vosotros un texto que ya en su día me llamó mucho la atención como una novedosa técnica de narrar arquitectura. Su autora es Mónica García Fernández, y el extracto aparece en la "Guía de Arquitectura de Madrid 1975-2007" (también recomendable por cierto).


1,2,3... ¿más de 8800 pequeñas ventanas? Y ruido, mucho ruido; ¡24 horas de ruido!
1,2,3... entre 3 y 8 plantas
1,2,3... Más de 600 metros lineales se enroscan, para mi sorpresa, según lo establecido en el llamado "plan general". La curva es caliente, la recta es fría. El rincón curvo nos acoje, nos invita a permanecer. El ángulo nos expulsa, estoy otra vez fuera. Apenas puedo pensar, hay mucho ruido, la ciudad se vuelve ofensiva.
1,2,3... 346 viviendas agrupadas en 48 bloques. Entro en un portal.
1,2,3... 28 peldaños de hormigón prefabricado. Entro en la vivienda. Ya no suena. Ahora lo entiendo; con el uso se comprende. La distrubución crea silencio. Tendedero, cocina y armario están domesticados para capturar el ruido.
1,2,3... 40 cm de lado: ¡topp, topp, topp...!; es cuadrado y frío; parece terrazo.
1,2,3... 15 baldosas a la izquierda, la puerta de la terraza está abierta, el silencio se transforma. Huele a juegos en la arena, suena a paisaje recién regado, a interior liso de una concha. Un grupo de habitantes saborea una conversación. El vecino de arriba observa la música mientras el de abajo escucha el parque. Cierro la puerta. Vuelvo.
1,2,3... 23 baldosas, estoy en la cocina. Se huelen las olas del Mar-ciudad. Abro la ventana. Se rompe el hechizo, la contaminación, los coches... Cierro la ventana, vuelvo hacia el otro lado, pero esta vez el tacto cambia: ¡cloc, cloc, cloc...!
1,2,3... 15 peldaños, la escalera que sube lleva al cuarto. Vuleven los sonidos del paisaje, se van alejando. De nuevo, el silencio.
1,2,3... 23 baldosas, estoy dentro del armario, el murmullo de las olas vuelve. Es una especie de "semi-caja" ensimismada: mitad muros, mitad puerta. Me reconforto reviviendo recuerdos de protección en mi modelo de intimidad.
1,2,3... 7 segundos. He conseguido salir. El paisaje llama del otro lado de la ventana.
Nunca estuve alli, tan sólo lo comtemplo pasando a 90km/h
"Habrá siempre más cosas en un cofre cerrado que en uno abierto... imaginar será siempre más grande que vivir"
Gastón Bachelard, La poética del espacio

Podía haberlo utilizado como un Adivinarq más, pero es bastante evidente que se trata de la obra de Francisco Javier Saenz de Oiza, viviendas sociales en la M-30 (1990) más conocida como "el ruedo de la M-30".